Concurso patrocinado por el Hotel Mar Menor de Santiago de la Ribera

lunes, 11 de febrero de 2013

(66) Punto de vista

Vertieron la bolsa de plástico y se sumergió entre burbujas en el que sería su nuevo hogar. Sus nuevos compañeros fueron a saludarle nada más zambullirse y él aprovechó para informarse del funcionamiento de la pecera. Le contaron que ahí se vivía muy bien porque Sonia les echaba comida cada tarde y Juan les cambiaba el agua cada fin de semana. Luego les preguntó por la manera que tenían de diferenciar a Sonia de Juan, puesto que a él los humanos le parecían todos iguales. “Muy fácil — le respondieron — , Juan tiene una peca en la mejilla izquierda y Sonia no”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario